Menu
reservasnormativasolicitudesSedeesedesede

El Castillo de la Peña Bermeja abrirá sus puertas el 30 de noviembre tras la finalización de las obras

El Castillo de la Peña Bermeja abrirá sus puertas el 30 de noviembre tras la finalización de las obras
Brihuega recupera una pieza importantísima de su patrimonio monumental con la rehabilitación del castillo, financiada gracias al 1,5% Cultural y la colaboración del Ayuntamiento. Se ha consolidado la seguridad estructural del edificio y se ha conseguido hacer visitable la cubierta de la Capilla Gótica

El jueves 30 de noviembre, a las 12:00, Brihuega se viste de gala para celebrar la reapertura de uno de sus principales atractivos turísticos, el Castillo de la Peña Bermeja, objeto de una importante rehabilitación con un presupuesto de 870.855,95 euros. El horario de apertura será el mismo que el del Museo y los Jardines de la Real Fábrica.

“Invitamos a todos, vecinos y visitantes, a descubrir la belleza de un rincón precioso de Brihuega, nuestro Castillo; recuperado para disfrute de todo aquel que quiera perderse entre sus muros y sumergirse en la villa medieval y saborear nuestra historia, impresa en cada piedra y cada arco”, explica el alcalde, Luis Viejo.

Se ha rehabilitado tanto el interior como el exterior de la zona alta, correspondiente al salón noble y la capilla de la Vera Cruz. Se ha asegurado la seguridad estructural de todo el edificio, principalmente de la crujía norte, y reparado la totalidad de las armaduras de madera; así como los alfarjes y forjados del mismo material. También los yesos, morteros de trabadillo y morteros de cal y estucos, incluidos motivos decorativos y la cantería de la Vera Cruz.

Mejoras respecto al proyecto
Además, se ha recuperado el Salón Noble mediante la ejecución de una cubierta a dos aguas sobre los restos de los arcos transversales, que eran apreciables en el lienzo de la muralla. Como mejoras respecto al proyecto, se ha conseguido hacer visitable la cubierta de la Capilla Gótica del Castillo a través de una escalera y se ha cambiado el material de los arcos fajones a piedra, para usar materiales adaptados al entorno.

Así mismo, se han instalado paneles expositivos para la visita turística, incluyendo en la medida de lo posible una mejora en la accesibilidad y los recorridos mediante una adecuada señalización y un programa museográfico.
El castillo, de origen árabe, conserva casi íntegro su recinto amurallado y la referencia histórica más antigua que se tiene del recinto es del siglo XI, en tiempos del rey Alfonso VI. Desde 1845 acoge el cementerio de la localidad, pero su uso fue principalmente residencial más que militar. El núcleo original del castillo es casi cuadrangular, adaptándose su contorno a la orografía de la peña donde se asienta directamente, sin ninguna cimentación.

El Castillo y la Leyenda de la Piedra Bermeja
En la antigüedad, vivía en el castillo una muchacha llamada Elisa, de una belleza destacable, de la que todos los jóvenes querían hacerse con sus amores. El alcalde y guardián del Castillo, Abul, quedó prendado de la hermosura de la bella Elisa y decidió un día bajar a conocerla.
Elisa estaba disfrutando de un baño en las aguas del río Tajuña, donde su padre disponía de tierras de labranza y fue en ese momento cuando el taimado guardián se acercó sibilinamente acechando a la bella cristiana, forzándola para obtener lo que la muchacha no le quería dar voluntariamente.
Enfadado al verse rechazado, Abul sacó su espada y la hundió en el cuerpo de la joven, que quedó apoyada en una piedra cercana a la orilla del río. Dicha piedra quedó teñida de color rojo bermejo. Llenos de rabia y de dolor, los vecinos briocenses, con Don Alonso, padre de Elisa, a la cabeza, subieron la piedra al pueblo y la colocaron en un lugar bien visible para recordar a la joven que había perdido la vida en las aguas del río Tajuña.
Se dice desde entonces que cada 15 de agosto, día de la patrona de Brihuega, la Virgen de la Peña, la piedra adquiere un color rojizo más intenso.

volver arriba